domingo, 5 de marzo de 2017

Envía un sms con la palabra AYUDA al 25600 y limpia tu conciencia por el módico precio de 1,60€. La mayor parte irá destinada a sufragar los costes burocráticos del tinglado aparentemente filantrópico que hemos montado. La otra pequeña parte se destinará a proyectos humanitarios que en la mayoría de casos lo único que desarrollan es una fuerte dependencia de la caridad de los países "benevolentes". Esos países primermundistas con su doble rasero, que expolian y abocan a la perpetua miseria a los países más pobres pero tienen la desfachatez de recordarte diariamente que tú, un vulgar títere dentro de su enorme engranaje, puedes salvar una vida enviando un puto mensaje de texto desde un móvil que contiene el coltán que ha costado miles de vidas en guerras fraticidas de guerrillas que, financiadas por Occidente, siguen masacrando y empobreciendo países como el Congo para que el preciado mineral nos salga tirado de precio.
La banalidad del mal, que diría Hannah Arendt, o la estúpidez crónica de la especie humana, que diría yo. El mundo será más alentador cuando asumamos que hace falta menos filantropía caritativa y más solidaridad entre pueblos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario