sábado, 29 de septiembre de 2012

23/5/2012

Veía un documental
sobre voluntariado.
Y ha aparecido una anciana,
se llamaba Carmen,
cercana a los 80 años,
sumida en la miseria,
sola,
sin ver la calle
durante cuatro meses.



Un voluntario
le cortaba el pelo y,
en esa taciturna estampa,
de paredes grises
y desolación,
ella explicaba
sus 34 años
ganándose la vida
a partir de propinas
que le daban
por limpiar retretes.

Y el mundo
se me
ha precipitado
mejilla abajo.


Ha sido triste y hermoso,
supongo que 
he llegado a querer
honestamente
a esos héroes anónimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario