viernes, 22 de junio de 2012

Opción segunda

Para el cuello de Rajoy una horca;
para el olvido una estatua en la fosa común de Lorca;
para madres fascistas deseo la obligación de abortar
aunque el pedófilo en su sotana 
les diga que van por el camino del mal.

¿Y qué mal les ha hecho a ustedes el homosexual?
¿Creen que podrán curarlo a partir de su pila bautismal?
No se cura, porque no es una enfermedad,
a diferencia de lo que hace el cura
con niños de escasa edad.

Y así seguimos,
de escalada
hacia la incultura,
sustituyendo libros
por telebasura.

Y entonces
en mi cabeza
anida la duda:
¿ser impasiblemente feliz
o mantenerme fiel
a esta eterna lucha?