lunes, 26 de diciembre de 2011

Elevar ideas a la máxima expresión de la nada

Hay ancianos, de bajas y ya rebajadas pensiones, que sufren la ignominia de no poder dar mejor regalo navideño a sus nietos.
Y piensas: ¿por qué?
Y te viene a la cabeza la imagen de la cría de oso huérfana por la gracia, quizá furtiva, del excelentísimo Borbón. Tampoco olvidas Hemingway y el desencadenar de un gatillo esparciendo sus premiadas vísceras por una pared. Y recuerdas jóvenes coléricos serpenteando por el distrito londinense de Clerkenwell a ritmo de Oi!. Mientras tanto, brota inconscientemente en tu memoria la imagen de un cuadro de Turner que se funde lentamente entre humo y paisaje.

El mundo enmaraña una imagen triste y confusa,
pero basta más que la lógica para desenterrar una idea.

Y ésta parece la forma más difícil de no decir nada.
O de hacer creer que eres capaz de superarlos
a ellos mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario